Amazona puertorriqueña
Amazona vittata

Amazona puertorriqueña

Descripción:

29 cm. de longitud y 320 gramos de peso.

La Amazona puertorriqueña (Amazona vittata) tiene la frente y los lores, de color rojo; resto de la cabeza y la nuca, con plumas de color verde hierba ribeteadas con color negro, dando una fuerte apariencia escamosa.

Plumas del manto de color verde hierba; espalda y escapularios con márgenes oscuros menos pronunciados; grupa y coberteras supracaudales, más pálidas, más de color verde-amarillento. Las grandes coberteras externas son azules; resto de las coberteras de color de verde hierba. Primarias y redes externas de las secundarias externas, de color azul; las redes internas de las secundarios externas y secundarias internas, de color verde. Por abajo, las alas son de color verde y las plumas de vuelo de color verde azulado.

Partes inferiores verdes teñidas de color amarillento; plumas en la garganta y el pecho con los bordes oscuros. Por arriba, la cola es de color verde; por abajo es más amarillenta, con su extremo de color amarillo; ambas con las redes externas azules hacia las plumas externas. Pico de color cuerno pálido; marrón el iris; patas gris pálido.

Ambos sexos similares. Inmaduro parecido al adulto, pero con el pico amarillo claro con gris en la base de la mandíbula superior.

  • Sonido de la Amazona puertorriqueña.

Descripción 2 subespecies:
  • Amazona vittata gracilipes†

    (Ridgway, 1915) – Extinguida. De menor tamaño y con pies más pequeños y más delgados que la especie nominal.

  • Amazona vittata vittata

    (Boddaert, 1783) – Nominal.

Hábitat:

La Amazona puertorriqueña frecuentaba antiguamente los principales tipos de vegetación natural (varios hábitats forestales, desde manglares a bosques montanos) en Puerto Rico, con la posible excepción de los bosques secos en las regiones costeras del sur.

Su actual pequeña población remanente habita en la selva tropical montana a 200-600 metros. En las laderas montañosas inferiores dominadas por árboles tabonuco de la especie Dacryodes excelsa, en bosques pantanosos en elevaciones más altas caracterizados por la abundancia de Cyrilla racemiflora y áreas con palma de sierra Prestoea montana.

Observadas en parejas o (especialmente cuando se alimentan) en pequeñas bandadas, habiendo formado, antiguamente, bandadas de varios cientos.

Reproducción:

Las Amazona puertorriqueña nidifican en grandes y profundas cavidades de árboles; en el pasado ponía sus nidos en los huecos de piedra caliza, en el oeste de la isla. Las Amazonas de Luquillo anidan generalmente en especies de Cyrilla racemiflora. Defienden su territorio con agresividad en las inmediaciones de los nidos mientras se reproducen. La puesta de huevos, entre febrero y abril, posiblemente para coincidir con la disponibilidad de fruta. Embrague 2-4 huevos (generalmente tres).

Desde 2001, todas las anidaciones conocidas en el medio silvestre se han producido en cavidades artificiales (White et al ., 2006).

Alimentación:

La dieta de la Amazona puertorriqueña consiste en una gran variedad de frutas, semillas, flores y hojas, entre las que se incluyen frutas de Prestoea montana y Dacryodes excelsa, flores de Piptocarpha tetrantha y brácteas de Marcgravia sintenisii.

Distribución y estatus:

Tamaño de su área de distribución (reproductor/residente): 1.000 km2

La Amazona puertorriqueña es endémica de Puerto Rico y las antiguas islas vecinas de Mona y Culebra; existen informes de loros en Vieques y Santo Tomás, probablemente pertenecientes a esta especie. Antiguamente encontradas en todas las regiones boscosas de Puerto Rico (con posible excepción de la franja costera del sur seco), pero desde alrededor de 1960 su hábitat se limitó a la Bosque Luquillo, en el este.

Drástica disminución de la población y el rango a mediados del siglo XIX. La población pre-europea probablemente era de varios cientos de miles de aves. Se produjo un drástico descenso, que redujo su población a cerca de 2.000 ejemplares en 1937 y en 1950 quedaron solamente unos 200: una búsqueda en 1968 reveló sólo la existencia de 24 aves.

El programa de conservación, iniciado en 1968, incluye la cría en cautividad, la provisión de nidos, la investigación detallada sobre ecología y biología reproductiva y el control de depredadores y competidores.

En 1992 la población silvestre era de 39-40 aves con 58 en cautiverio (todas en Puerto Rico). Su población declinó, hasta casi la extinción, principalmente por la pérdida del hábitat (en 1912 solamente 1% de los bosques virginales de la isla permanecian), la caza y su captura como animales domésticos. Las amenazas continuas a la diminuta población restante incluyen el impacto de los huracanes (población silvestre reducida a la mitad a 21-23 aves después del paso del huracán Hugo en 1989), la competencia con abejas introducidas Apis mellifera por las cavidades de los árboles, la pérdida de crías debido a las moscas parásitas Philornis pici, las perdidas causadas por depredadores y la competencia por las cavidades de anidación con el Cuitlacoche Chucho (Margarops fuscatus). Las Amazona puertorriqueña, habitantes de la isla Culebra (dudosamente separadas como subespecie Amazona vittata gracilipes), extinguidas a principios del siglo XX, probablemente por persecución debido a los daños de las cosechas y a los impactos de los huracanes. Población existente protegida dentro del Bosque nacional El Yunque.

Descripción 2 subespecies:
Conservación:

• Actual categoría de la Lista Roja de la UICN: En peligro crítico.

• Tendencia de la población: Aumentando.

• Tamaño de la población: 33-47.

Justificación de la categoría de la Lista Roja

Una vez realizado un recuento de aves, sólo quedan 13 Amazona puertorriqueña en la naturaleza, dejando a la especie al borde de la extinción. La acción de la conservación ha aumentado la población desde 1975, pero sigue estando en peligro crítico porque el número de individuos maduros sigue siendo minúsculo. Si las aves liberadas se reproducen con éxito en la naturaleza y las cifras permanecen estables o aumentan, la especie puede justificar un cambio de estado en el futuro.

Justificación de la población

A partir de 2011, la población estaba entre 50-70 individuos repartidos en dos áreas, aproximadamente equivalente a 33-47 individuos maduros. En 2013, su población solo había aumentado a 80-100 individuos en la naturaleza (64-84 en Río Abajo y 15-20 en El Yunque). Sin embargo, dado que las aves liberadas no se cuentan como individuos maduros hasta que se hayan criado con éxito en la naturaleza (UICN 2011), y toda la población de Río Abajo se deriva de aves liberadas. El número total de individuos maduros es incierto pero puede muy bien ser menos de 50, por lo tanto, la estimación de 2011 de individuos maduros se mantiene en esa cifra.

Justificación de tendencia

Se estima que un aumento del 1-19% se ha producido en los últimos diez años, basado en cuentas regulares de la población silvestre total.

Acciones de conservación en curso

CITES Apéndice I.

• Un Programa de Recuperación para la especie ha involucrado una asociación entre el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, el Servicio Forestal de los Estados Unidos y el Fondo Mundial para la Naturaleza en conjunto con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (White et al. 2012).

• En 1968 se inició una intervención importante para preservar la especie, con la provisión de nidos artificiales de gran éxito, el control de los depredadores de nidos y sus competidores, y la cría y reintroducción en cautividad.

• El éxito de los loros recién nacidos es monitoreado usando radio telemetría (Meyers 1996).

• Todo el resto del hábitat está protegido en el Bosque Nacional El Yunque (anteriormente el Bosque Nacional del Caribe) (Snyder et al., 2000) y en el Bosque estatal de Río Abajo (T. White in litt.

• La población es monitoreada para ayudar a informar las decisiones de manejo.

• El control de predadores mamíferos exóticos (atrapamiento y cebo tóxico) ha demostrado ser una manera altamente rentable de conservar la especie (Engeman et al. 2003, 2006, R. M. Engeman in litt. 2012).

• Los datos de captura han mostrado que el Bosque de Luquillo tiene entre las densidades de ratas negras más altas estudiadas en el mundo y se han ideado estrategias óptimas de cebo de ratas para su aplicación durante la anidación.

• Los análisis económicos basados ​​en los costos empíricos de producción de los loros criados en cautiverio mostraron índices de costo-beneficio muy altos para el manejo de los depredadores, estimando que la prevención de una pérdida de loro cada 4-12 años más que compensa todas las formas de manejo de depredadores (para todas las especies) en el tiempo de intervención (Engeman et al., 2003).

• Hay dos centros de cría en cautiverio, uno en El Yunque que se estableció por primera vez en 1973 con una nueva instalación construida en 2007 y otra en Río Abajo construida en 1989 con las primeras aves transferidas de El Yunque a Río Abajo en 1993 (White et al 2012).

• Alrededor de 280 aves están actualmente en cautiverio en Río Abajo y El Yunque (T. White en litt., 2012).

• Las aves cautivas están siendo manejadas para preservar la mayor diversidad genética posible.

• Una técnica de liberación conocida como liberación de precisión se probó con seis aves en 2008. Esto implica la liberación de un pequeño número de loros subadultos criados en cautividad en cada nido activo inmediatamente después de la cría de los pollitos, y tiene como objetivo promover la interacción inmediata y cercana entre los loros silvestres y las aves liberadas (T. White in litt., 2005, 2008).

• Cerca de 100 aves han sido liberadas del aviario de Río Abajo en un intento de establecer una segunda población, lo que puede ser ayudado por una menor precipitación anual en el sitio, menores niveles de depredación y un cambio en las técnicas de manejo (T. White in litt. ).

• Aunque la mortalidad después de la liberación sigue siendo alta, se ha registrado una reproducción exitosa y el tamaño y rango de la bandada está aumentando (Breining 2009, Valentin 2009, T. White in litt.)

• La población recién establecida en Río Abajo se encuentra alrededor del sitio del aviario de Río Abajo y se cree que la presencia de las aves cautivas ha animado a las aves liberadas a establecer su población cercana (White et al., 2012).

• Cuarenta ejemplares fueron liberadas en El Yunque entre 2000 y 2004, ocho en 2008 y seis aves en 2010 (Vélez-Valentín 2011). En 2013 se hicieron planes para establecer una tercera población en la isla en el Bosque Estatal de Maricao (oeste de Puerto Rico) (Anónimo 2014).

Acciones de conservación propuestas

• Seguir vigilando las tendencias de la población.

• Seguir el destino de las aves liberadas.

• Mantener el programa integrado de manejo de conservación.

• Mejorar la sincronización de la cría de aves silvestres y cautivas para aumentar el número de polluelos criados en cautividad que pueden ser fomentados por padres salvajes (Thompson 2004).

• Integrar el control de depredadores de mamíferos exóticos (ratas negras, pequeñas mangostas indias, gatos salvajes) en el programa de manejo de conservación existente y monitorear poblaciones de depredadores para estudiar la eficacia de estas medidas (R. M. Engeman in litt. 2012).

En cautividad:

Según fuentes, Un ejemplar de Amazona puertorriqueña vivió 10,1 años en cautiverio. Sin embargo, considerando la longevidad de especies similares, es probable que la longevidad máxima sea subestimada en esta especie. De hecho, se ha informado de que pueden vivir hasta 27,2 años en cautiverio, lo que es plausible pero no ha sido confirmado. Teniendo en cuenta que la Amazona Cubana (Amazona leucocephala), estrechamente relacionada, puede vivir hasta 50 años (Wilson, et al., 1995), puede que una edad cercana a esta última cifra sea posible para la Amazona puertorriqueña.

Cada ejemplar cautivo de esta especie que sea capaz de reproducirse, debe colocarse en un programa bien gestionado de cría en cautividad y no ser vendido como animal doméstico, con el objetivo de asegurar su supervivencia a largo plazo.

Nombres alternativos:


- Puerto Rican Amazon, Puerto Rican Parrot, Red-fronted Amazon, Red-fronted Parrot (inglés).
- Amazone à queue courte, Amazone de Porto Rico (francés).
- Puertoricoamazone, Puerto-Rico-Amazone (alemán).
- Papagaio-de-porto-rico‎ (portugués).
- Amazona Portorriqueña, Amazona Puertorriqueña, Cotorra de Puerto Rico, Cotorra Puertorriqueña (español).

Pieter Boddaert
Pieter Boddaert

Clasificación científica:

- Orden: Psittaciformes
- Familia: Psittacidae
- Genus: Amazona
- Nombre científico: Amazona vittata
- Citation: (Boddaert, 1783)
- Protónimo: Psittacus vittatus

Imágenes Amazona puertorriqueña:

————————————————————————————————

Amazona puertorriqueña (Amazona vittata)

Fuentes:

Avibase
– Parrots of the World – Forshaw Joseph M
– Parrots A Guide to the Parrots of the World – Tony Juniper & Mike Par
Birdlife

Fotos:

(1) – Amazona vittata – Photo via Good Free Photos
(2) – A Puerto Rican Amazon By Pablo Torres of U.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region (PRParrot_cototrapuertorriqueña byPablo Torres) [Public domain or CC BY 2.0], via Wikimedia Commons
(3) – A Puerto Rican Amazon at Iguaca Aviary, Puerto Rica By Tom MacKenzie ofU.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region (Puerto Rican parrot 4) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons
(4) – A Puerto Rican Amazon at Iguaca Aviary, Puerto Rica By Tom MacKenzie of U.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region (Puerto Rican parrot 4) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons
(5) – A pair of Puerto Rican Amazons See page for author [Public domain], via Wikimedia Commons
(6) – A Puerto Rican Amazon at Iguaca Aviary, Puerto Rica By Tom MacKenzie of U.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region (Cotorra puertorriqueña by Tom Mackenzie) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons
(7) – Amazona vittata – Author: Morel Mike, USFWS – pixnio
(8) – Cotorra volando, plumas azules visibles By Tom MacKenzie [Public domain], via Wikimedia Commons
(9) – A Puerto Rican Amazon at Iguaca Aviary, Puerto Rica By Tom MacKenzie of U.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region (Puerto Rican parrot 1) [CC BY 2.0], via Wikimedia Commons

Sonidos: Eric DeFonso, XC173411. Accesible en www.xeno-canto.org/173411

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x